Síntomas de Colon Irritable en Niños

Cuando habla de colon irritable esto se refiere a la irritación que se presenta en las paredes del colon proveniente desde las vías del estómago.

Esta enfermedad puede afectar a cualquier persona, de cualquier edad, pero cuando se trata de colon irritable en niños debes tener mucha más atención que un adulto ya que, ellos no tienen la capacidad de expresar sus dolencia y soportarlas como una persona adulta.

En muchos de los casos de síndrome del colon irritable el niño presenta cansancio, ojos un poco adormecidos y rojos como irritados y en algunos casos también presentan fiebres, mayormente en niños menores de 6 a 7 años.

Síntomas de Colon Irritable en Niños

Para que conozcas más sobre estos y otros síntomas no dejes de leer todo este post que contiene todo lo que necesitas saber para que los niños puedan también  vivir sin colon irritable.

Cuáles son los síntomas del colon irritable en niños

Cuando esta enfermedad se presenta en niños los síntomas pueden variar según la edad que tengan, en la mayoría de los casos no se presentan todos los síntomas, lo más que presentan estos niños son dos de los síntomas como una incomodidad y dolor en sus intestinos.

Sin embargo, ellos también pueden presentar los siguientes indicios:

·         Cólicos infantiles

El niño presenta dolores de cólico, si este es menor de cuatro años, se identifica porque el niño manifiesta cierta incomodidad que se acompaña del llanto, esta es una de las maneras que suelen tener los niños pequeños para demostrar el dolor.

No se conocen las causas que provocan la aparición de los cólicos, pero tratándose de niños, pudieran aparecer por un proceso de inmadurez del sistema digestivo del pequeño, y más aún cuando es el caso de bebés recién nacidos estos cólicos son  más probable que se presenten.

·         Estreñimiento o diarrea

Estos síntomas no son específicos de los niños, son síntomas generales del síndrome del colon irritable.

El caso está en que el estreñimiento y la diarrea que se presenta en niños, es un desorden en el sistema nervioso central que no logra nivelar los movimientos que regulan el funcionamiento de los intestinos.

Lo que se debe tomar en cuenta es que cualquiera de los dos trastornos intestinales en un niño es capaz de descompensarlo por completo, el estreñimiento por el dolor anal que este causa y la diarrea por la deshidratación.

Cuando un niño padece del síndrome del colon irritable estos episodios se presentan de una manera alternada.

·         Inflamación o gases

La inflamación o hinchazón es otro de los síntomas más comunes en niños, ya que estos vienen acompañados de gases y son notorios en niños pequeños de meses o tal vez hasta los 4 años, cuando su barriga se nota abultada, al dar suaves palmaditas el estómago suena que está lleno de aire y el niño presenta incomodidad.

Este síntoma puede aparecer en cualquier momento no necesariamente cuando el niño come, este malestar se puede presentar por horas o tal vez por unos pocos minutos y luego desaparece pero al cabo de un rato vuelve a aparecer.

·         Náuseas y vómitos

Estos síntomas suelen aparecer en niños por la variación que se presenta en sus intestinos.

Algunos niños solo tratan de rechazar los alimentos para no sentir malestar, pero esto solo puede empeorar la situación ya que, la alimentación es el primer factor para el desarrollo de su organismo.

Las náuseas y los vómitos no son enfermedades aisladas, solo son síntomas de algún padecimiento, por lo general, relacionado con los problemas digestivos.

Por esta razón cuando comienzan a aparecer estos síntomas de alerta, es recomendable llevar al niño al médico, este te dará recomendación de lo que debes hacer y sabrás si se trata del colon irritable en niños.

·         Falta de apetito

El niño al comenzar a sentir malestar por el colon irritado, buscará la mejor manera de evitar los síntomas, así que tratará de no comer para sentir alivio.

Pero como se trata de niños, tú como padre o madre, no puedes dejar que tus hijos dejen de comer, hay que estar muy alertas en eso.

Los alimentos son la primera fuente de energía que tiene el organismo y cuando este está en desarrollo necesita ser más alimentado para que el organismo obtenga todos los nutrientes necesarios para un sano crecimiento.

Si el niño dejase de comer por sentir malestar debes darle alimentos más fáciles de digerir, así tendrá una digestión un poco menos dolorosa, tratándose de que presente síntomas del colon irritable.

Cuáles son las causas de colon irritable en niños

No se conocen todavía las causas que desencadena este síndrome, pero un niño que sufre del síndrome del colon irritable debe tener algunos factores que lo afectan y que no deja que su organismo actué como debería normalmente.

Los niños pueden comenzar a sufrir del colon irritable si:

  • Los niños tienen un nivel elevado de estrés.
  • Por exceso de bacterias que crecen dentro de su organismo o parásitos.
  • Problemas con la manera de asimilar los alimentos que consume el niño.
  • O tal vez problemas de sensibilidad en los intestinos cuando estos generan sus movimientos.

Hay especialistas que aseguran que esto se puede dar por la genética, por lo que en algunos casos son hereditarios.

Es necesario que te mantengas alerta sobre los primeros síntomas que presente el niño, pues depende de ti que éste sea atendido a tiempo y no tenga complicaciones si se trata del síndrome del colon irritable.

Prepararle a tu hijo comida sana, si este comienza a presentar algunos de estos síntomas, opta por añadir a su dieta alimentos ricos en fibras y que no sean repetitivas, esto ayudará a mejorar su digestión.

También le puedes dar al niño una cantidad de alimentos protéticos, esto ha demostrado que desde que comienza a probarlo el niño, tiene una mejor calidad de vida en respecto su colon.

Colon irritable y pérdida de peso

Si vez que algún síntoma aparece en tu niño debes acudir inmediatamente al médico recuerda que el organismo de los niños esta en desarrollo son más delicados que los adultos, y no puedes medicarlos sin supervisión, y menos aun cuando se trata de un recién nacido.